¿Cómo funcionan los ablandadores de agua?

Ablandadores de agua

 

Ablandar consiste en eliminar a través de intercambios iónicos la dureza del agua debida al exceso de calcio y magnesio, que son los causantes de provocar incrustaciones en las instalaciones.

El agua pasa a través de un lecho de resina que, gracias a sus características químicas, se encarga de atraer y retener la cal sin alterar la característica de agua potable. Así pues, a diferencia de otros sistemas (imanes o electroimanes) la cal a la salida del tratamiento no existe.

Las resina de los ablandadores Hidrolit cumplen con los más exigentes estándares de calidad. La capacidad de intercambio de las resinas es la que marcará la eficiencia del equipo ablandador  y los consumos de agua y sal anuales,


Beneficios de tener un ablandador en el hogar:

 

Ahorro en energía

La cal es un aislante térmico por lo que adherida a la pared de la caldera y a la resistencia de la lavadora y lavavajillas conlleva un exceso de consumo de energía para calentar el agua. Un milímetro de cal sobre estos calentadores representa un 16% de energía derrochada. El agua sin cal le repercutirá un importante ahorro energético.

Bienestar y confort 

La cal dejará de adherirse a los sanitarios que se utilizan para la higiene personal. Estos estarán brillantes y sin rastro de cal. La piel quedará suave e hidratada porque no sufrirá la agresión de la cal. Además el agua sin cal aportará bienestar y frescura en su higiene.

En su baño y en su ducha

El agua sin cal obtenida tras pasar por ablandadores está especialmente indicada en aquellos casos de personas con la piel atópica y problemas de alergias a los carbonatos ya que evita los típicos picores producidos tras una ducha.Es ideal también para lavar el cabello puesto que hace posible que se consuma menos champú y lo deja más suave, más brillante y más fácil de peinar.El agua sin cal, gracias a los ablandadores, es muy adecuada también para evitar la irritación de la piel al afeitarse y para los niños cuya piel es muy delicada.

Más limpio y más económico

 El agua sin cal se convierte también en aliada en la limpieza del hogar:El suelo quedará brillante porque ya no se formará la película de cal al fregarlo.Los cristales ya no se rayarán y quedarán absolutamente transparentes.La grifería mantendrá su brillo sin necesidad de frotarla.La vajilla permanecerá transparente y brillante, ahorrando así en productos detergentes y anticalcáreos. 

Alargar la vida útil de los electrodomésticos

El agua dura (agua con cal) empieza a dar problemas cuando sus carbonatos no solubles se incrustan en las tuberías. Un exceso de cal provoca deterioros en electrodomésticos, tuberías y sanitarios. El agua sin cal obtenida tras su paso por el ablandador alargará la vida útil de sus electrodomésticos disminuyendo en costes de mantenimiento.

Deja un comentario